Los Guías de Turismo Comunitario en Guatemala

La Profesionalización de los Guías de Turismo Comunitario

Recientemente tuve la oportunidad de regresar al Parque Nacional Volcán de Pacaya, el cual está a una hora de distancia de la Ciudad de Guatemala. El Volcán de Pacaya es uno de los 33 volcanes del país y uno de los más activos, por lo que cuando se visita se pueden apreciar fumarolas y algunas veces hasta corrientes de lava. Con una altura de 2,552 metros sobre el nivel del mar, es un volcán de regular acceso que se puede visitar con toda la familia.

La caminata hasta el Cráter Mackenny la realizamos por dos horas junto con mi hermano y dos de mis tres hijos, los cuales tienen 8 y 6 años respectivamente. Para aprovechar mejor el recorrido nos hicimos acompañar de un guía de turismo comunitario, el cual nos guió por los senderos y nos contó varias anécdotas con relación al volcán.

Los guías de turismo comunitario son una iniciativa del Instituto Guatemalteco de Turismo (INGUAT) para profesionalizar a los guías que en diferentes comunidades apoyan al turista.   Las capacitaciones las brinda el INGUAT según la demanda o bien, las programa por lo menos una vez al año.

Elder Morales, el guía que nos acompañó en el Volcán de Pacaya, nos comentó que el curso lo recibió hace seis años en la Ciudad de Guatemala y que para renovar su carné debe tomar un programa de actualización de 40 horas una vez al año. Para Elder, el programa del INGUAT ha sido fundamental, ya que lo ayuda a brindar un mejor servicio a los turistas que visitan el sitio.

Elder Morales, guía de turismo comunitario en el Volcán Pacaya

Elder Morales, guía de turismo comunitario en el Volcán Pacaya

El costo del curso para los guías del Volcán de Pacaya es de US$400 dólares aproximadamente. Esto incluyendo los gastos de transporte y alimentación. Debido a que en un inicio la mayoría de los guías no tenían este recursos, la Municipalidad de San Vicente Pacaya brindó un subsidio para lograr la profesionalización.

Los guías de turismo comunitario en el área han sido fundamentales para la administración del Parque Nacional, que en este caso está a cargo de la Municipalidad.   Los guías brindan recomendaciones de seguridad, conocen rutas de evacuación y los senderos adecuados según las características del visitante.

Debido a que el volcán está activo, la Municipalidad decidió que los turistas no pueden ascender el lugar sin un guía comunitario certificado.   Esta es una medida que reduce el riesgo de que algún visitante ingrese en un lugar muy peligroso o que si hay una erupción omita las medias de alerta.

La Municipalidad también administra y reinvierte los ingresos en el Parque Nacional y contrata a los guardabosques que vigilan el lugar.   Además, renta un lugar cerca del cráter principal a la tienda “Lava Store”, quienes venden piezas elaboradas de concha de lava y coco, retribuyendo una parte a los pueblos adyacentes al volcán.

Artesanías del Lava Store

Artesanías del Lava Store

Elder nos comentó que la carrera de guía comunitario tiene 5 módulos, los cuales se completan en 150 horas. Para certificarse reciben:

  • Introducción al turismo
  • Calidad en atención turística
  • Aspectos generales de Guatemala y específicos de la comunidad
  • Conducción de grupos
  • Desarrollo personal integral

Otro aspecto que resaltan en el curso es la importancia de aprender otros idiomas, por lo que varios de sus compañeros ya son bilingües. Elder por su parte, empezará a estudiar inglés a través de la aplicación gratuita Duolingo, la cual fue creada por un guatemalteco.

El INGUAT reporta que han impartido capacitaciones a guías que trabajan en Laguna de Lachúa, Semuc Champey, Biotopo del Quetzal, así como a los que están en el área de El Petén. Entre los cursos de actualización incluyen temas como los primeros auxilios y las normas de higiene.

Los guías de turismo comunitario del Volcán Pacaya saben que su trabajo es muy diferente a otros porque el turista está visitando un volcán activo que puede hacer erupción en cualquier momento. Esto es algo que les gusta compartir con los guías de otros lugares, con quienes intercambia experiencias e idiosincrasias de los lugares que promueven.

Para Elder, ser guía de turismo comunitario es una experiencia que le ha cambiado la vida.   Gracias a esta actividad tiene una profesión en su lugar de origen que le permite ganar dinero para mantener dignamente a su familia. Elder comenta, que le gusta tanto el volcán que a veces sube solo.

Ser guía de turismo comunitario también le ha permitido conocer historias de vida diferentes alrededor del mundo y hacer amigos que están en las buenas y en las malas. Algo que vivió en carne propia, cuando luego de la erupción del volcán en 2010, lo visitó un japonés a quien ha guiado varias veces hasta el cráter con víveres y materiales de construcción para socorrerlo después del desastre.

Elder no terminó la escuela pero eso no le ha impedido tener una profesión de la que se siente muy orgulloso él y su familia. Está convencido de que el turismo es una forma de fomentar la paz en el mundo y de que valoremos los recursos naturales.

Si algo si le gustaría hacer a Elder, es visitar alguna vez los otros 32 volcanes del país. Por lo que para empezar, quedó con mi hermano de visitar el Volcán Acatenango, uno de los ascensos más difíciles del país. De seguro irá a este volcán con la misma pasión que al Volcán de Pacaya, el cual sube y baja hasta dos o tres veces al día.

 

Autora

Karen Wantland es guatemalteca y Licenciada en Ecoturismo con una Maestría en Relaciones Internacionales y experiencia en diferentes proyectos de desarrollo sostenible. Ha trabajado desde sus años en la universidad en la generación de ingresos, la conservación ambiental y la pertinencia cultural de proyectos, lo que la llevó a interesarse en la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y la cooperación internacional. Le encanta viajar, escribir y conocer personas alrededor del mundo.

You may also like

Leave a comment