carreras deportivas en parques nacionales

Destruyendo Nuestras Áreas Naturales Protegidas una Carrera a la Vez

Aventuras en la Montaña

En el 2004 realicé una carrera a pie en Nueva Zelanda llamada Avalanche Peak Challenge dentro del Parque Nacional Arthur’s Pass.  Fue un reto de 27 kilómetros que logré terminar y superar la exigencia física, pero sobretodo mental de la carrera.  No solo porque era la mayor distancia que había hecho en mi vida, pero también por el fuerte ascenso por la ladera de las montañas y los descensos inimaginables por deslaves de rocas.  Creo que en este sentido comparto con much@s entusiastas de las carreras de campo traviesa, ahora trail running, que cada vez está más de moda en México que estos eventos nos mantienen sanos, nos conectan con gente emocionada por la misma actividad, nos permiten visitar áreas naturales increíbles y nos imponen retos personales físicos y mentales únicos.

En ese tiempo, yo estaba haciendo la Maestría en Administración del Turismo, Recreación y Parques en la Universidad de Lincoln, en Christchurch, Nueva Zelanda; y sabía que el Departamento de Conservación (DOC por sus siglas en inglés) tenía todo un sistema de concesiones puesto para ordenar, regular y generar ingresos por actividades y eventos deportivos.  En este sentido estaba tranquilo que mi participación en el Avalanche Peak Challenge estaba siendo manejado por DOC.

carreras áreas naturales protegidas

Eventos Deportivos sin Manejo

En el trabajo que realizamos en el 2017 para el desarrollo del proceso de Límites de Cambio Aceptable (LCA) en los Parques Nacionales de El Chico e Iztaccíhuatl y Popocatepetl en la Región Centro y Eje Neovolcánico de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) nos topamos con una actividad en común entre estos dos parques: eventos deportivos (bicicleta de montaña y trail running).  Por otra parte también nos encontramos que ninguna de las dos Áreas Naturales Protegidas (ANP) tenían un protocolo o lineamientos básicos para el manejo de dichos eventos, y más bien dependiendo la definición de las reglas de los organizadores del evento, más que de los manejadores.

Estos eventos iban de 100 a más de 500 participantes que dejaban en un solo momento un impacto negativo claro y visible en las ANP.  No solo por el tránsito intensivo en la ruta de bici o de trail running, sino porque por cada corredor vienen al menos una persona de acompañante, lo que aumentaba la presión en diferentes espacios naturals e infraestructura del Parque Nacional.  Finalmente, en muchos casos (no en todos) no se generaba ningún beneficio a las comunidades locales que son propietarios de la tierra dentro o alrededor de las ANP de México.

 

Buscando Alternativas de Solución

En una búsqueda para tener referencias de lineamientos ya desarrollados nos encontramos con la Guía de Buenas Prácticas para el Desarrollo de Carreras por Montaña en Espacios Naturales Protegidos desarrollado por la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME).  Nos pareció que era un punto de inicio para comenzar una conversación con los organizadores de eventos deportivos de dichos Parques Nacionales y de ahí ampliar su aplicación y socialización a otras áreas naturales protegidas de México.  Ahora estamos en ese momento y les compartiremos los resultados más adelante.

En este sentido, y a manera de conclusión, uno de las labores más importantes en el desarrollo del proceso de LCA y sobretodo en su implementación es crear los espacios de conversación con los actores relevantes al turismo y la recreación en un área natural protegida.  Ante lo retos constantes climáticos, políticos, sociales y de presupuesto, los manejadores de ANP deben involucrar de manera propositiva y colaborativa a sus socios directos y estratégicos.  En otro post hablaremos entonces de gobernanza relacionado al uso público.

 

Autor

Allan Rhodes es Coordinador General de Ecoturismo Genuino. Padre de tres niños, consultor, conferencista y emprendedor.

You may also like

2 comments

Leave a comment