basura naturaleza

Limpiando Nuestros Parques Nacionales

Este mes he tenido la oportunidad de visitar dos Parques Nacionales en México muy importantes. Uno tiene como atractivo la cascada de agua permanente más alta de Norteamérica (Parque Nacional Cascada de Bassaseachic, Chihuahua, México); y el otro fue el primer parque nacional que yo conocí en mi vida y disfruté toda mi infancia (Parque Nacional Lagunas de Zempoala, Morelos y Estado de México, México). No podía haberme topado con parques tan similares y a la vez tan diferentes en sus características biofísicas, sociales y de gestión.

Parque Nacional Cascada de Bassaseachic

parque nacional de Bassaseachic

El Parque Nacional Cascada de Bassaseachic tiene como su principal objeto de conservación la Cascada de Bassaseachi; y que es promovido ampliamente por el gobierno del estado de Chihuahua, pero nunca reconociendo su estatus de protección como parque nacional lo cual ya genera un problema para el manejo de los visitantes. Es refugio de importantes especies de flora y fauna y genera importantes servicios ecosistémicos como el turismo por su belleza escénica. Al mismo tiempo, tiene graves amenazas como la contaminación de los ríos por las descargas residuales del pueblo de Bassaseachi y otros pueblos cuenca arriba, como también por la presencia de mineras cercanas. Estas mineras también han provocado un crecimiento poblacional exponencial en años recientes con sus impactos negativos vinculados: contaminación del agua, incremento en el consumo del agua que disminuye el nivel del agua en el río y por ende en la cascada, mayor visitación local con falta de cultura ambiental que genera mucha basura. Además de otros retos aún más grandes vinculados a la inseguridad.

Parque Nacional Lagunas de Zempoala

parque nacional lagunas de zempoala

El Parque Nacional Lagunas de Zempoala tiene como su principal objeto u objetos de conservación las lagunas, pero sobretodo como grandes cisternas naturales de agua para poblados vecinos como Tres Marías, Huitzilac y Santa María en el estado de Morelos. El crecimiento poblacional de estos núcleos urbanos también están afectando gravemente la existencia misma de las lagunas; de hecho varias de ellas ya se han secado porque se han entubado los riachuelos que las alimentan. En el ámbito turístico, la subzona de uso público está acotada a la Laguna de Zempoala (la más visitada desde hace años) y la Laguna de Tonatiahua (espacio manejado por un grupo organizado de una comunidad que solo permite actividades de ecoturismo y donde no hay acceso para vehículos). Como el parque nacional antes mencionado, Lagunas de Zempoala ha sufrido, y continua sufriendo de una situación de inseguridad grave que antes solo se acotaba a las zonas de montaña, pero ahora amenaza cada fin de semana a los mismos visitantes.

La basura omnipresente e invisible

Ya en otro post escribiré sobre esta situación, bien conocida por los mexicanos, de la inseguridad, pero ahora quiero concentrarme a hablar sobre la inquietud turística, impacto negativo y manejo de la basura. La basura es un elemento común en las calles y espacios públicos de México. Es tan común que hemos desarrollado como ciudadanos una tolerancia grande a su presencia. Es tan impresionante nuestra capacidad de “esconder el problema” que podemos esquivarla sin pisarla, no darnos cuenta de su presencia, o al menos que no nos afecte tanto verla por todos lados. Solo es visible cuando salimos a otros países donde no se ve tanto tirado por todas partes que cuando regresamos la notamos de nuevo, al menos por un rato. También notamos que hay tanta basura por todas nuestras ciudades, parques recreativos y naturales que cuando llegamos a un lugar sin basura sentimos que algo está mal. Lo más irónico es que justo platicaba recientemente con un amigo sociólogo inglés y me decía que el mexicano es muy pulcro en sus espacios privados (en su casa), pero no así en sus espacios públicos; lo cual es diferente en otros países donde es totalmente lo contrario. Esto por un lado me preocupó, pero también me dio esperanza que tal vez haciendo lo público, en algo propio (nuestra casa), podríamos generar algún cambio de comportamiento.

basura parque nacional mexico

Aprendiendo sobre el manejo exitoso de residuos sólidos en ANP

Comparto los casos de los Parques Nacionales de Cascada de Bassaseachic y Lagunas de Zempoala porque en este tema son ejemplos diametralmente opuestos.  El manejo de la basura de ambos parques nos pueden dar pistas sobre lo que se puede hacer aún para limpiar nuestras áreas naturales protegidas. En el caso del Parque Nacional Lagunas de Zempoala, en la zona de mayor uso intensivo, la presencia de basura es omnipresente. Está en los riachuelos, la laguna, los senderos, los espacios abiertos, dentro y fuera de los contenedores de basura, en resumen parece estar en todas partes y se vuelve parte del paisaje. Esta basura está generada por los visitantes principalmente, pero también por los prestadores de servicios (que proveen en todos sus puestos de comida) algunos o muchos productos desechables como el famoso popote. En contraste a este escenario, en el Parque Nacional Cascada de Bassaseachic uno no encuentra basura generada por los visitantes, ¡ES UN PARQUE LIMPIO!

¿Por qué encontramos este contraste tan grande? ¿Por qué si es la misma agencia administradora? ¿Qué se ha hecho diferente? ¿Qué está funcionando para hacer un manejo de los residuos sólidos que generan los visitantes?

A continuación comparto algunas de las acciones de manejo y razones por las cuales vemos esta gran diferencia y que espero sirva de ejemplo a que otros parques se limpien y disfrutemos de una naturaleza sin contaminación visual.

PN Lagunas de Zempoala:

  • No se ha monitoreado y exigido la responsabilidad del municipio de la recolección de residuos sólidos.
  • Faltó seguimiento a una iniciativa de mujeres que estaban separando los residuos y mejorando la disposición final.
  • Muchos contenedores de basura en puntos no estratégicos y que “invitan” al visitante a dejarla, en vez de llevársela.
  • No se han definido en las condicionantes de las autorizaciones de los prestadores de servicios alimentos y venta de comida, bebidas o abarrotes una limitante a productos con empaques desechables.
  • Falta de vigilancia e información de los prestadores de servicios turísticos y guardaparques para invitar a los visitantes a llevarse su basura o solo tirarla en los contenedores designados.
  • No existe señalización restrictiva o informativa que sensibilice a los visitantes.
  • En general, la permisibilidad a la presencia de basura.

PN Cascada de Bassaseachic:

parque nacional de basseachic

  • Se han ido retirando los contenedores de basura incentivando que el visitante saque su basura.
  • Los prestadores de servicios turísticos son responsables de sacar y disponer de todos los residuos que generan sus actividades comerciales.
  • Una gran parte del tiempo dedicado de los guardaparques, brigadas comunitarias y otros voluntarios es en la limpieza diaria del parque nacional.
  • Esta limpieza de los lugares más díficiles, como los miradores, desincentiva al visitante a tirar en un lugar que está limpio. Recordemos siempre la frase “basura llama basura”.
  • Una exigencia constante de los manejadores del sitio hacia los prestadores y visitantes de recoger su basura.
  • Una brigada de jóvenes en las temporadas altas (ej. Semana Santa) que recogen, separan y venden los residuos reciclables.
  • En conclusión, una intolerancia a la presencia de basura.

En Conclusión

En un mundo consumista, donde todo es desechable, y la generación de basura es un problema sistémico, lo que podemos hacer a nivel local es tener una postura de cero tolerancia hacia la basura. Al tenerse un estándar alto de limpieza entonces se establecen las tácticas de manejo que ayuden a reducir su presencia dentro de nuestras áreas naturales protegidas. Acciones de manejo que dependen de los gestores del área, pero también de los prestadores que dependen de tener parques limpios, y de los visitantes que van disfrutar de estos espacios públicos naturales. ¡Es responsabilidad de tod@s!

 

Autor

Allan Rhodes es Coordinador General de Ecoturismo Genuino. Padre de tres niños, consultor, conferencista y emprendedor.

You may also like

Leave a comment