Estudio de Límites de Cambio Aceptable: Parque Nacional Sierra de Órganos

Hemos hablado en publicaciones anteriores de los Parques Nacionales y características particulares principalmente debido a su historia. A través de este estudio de caso en el Parque Nacional Sierra de Órganos, presentamos algunas de las ventajas de un proceso de planificación turística en un área natural protegida, y las condiciones que encontramos necesarias para sentar bases que potencien dicha planificación y las acciones futuras para el manejo de visitantes.

El Parque Nacional Sierra de Órganos, un sitio ejemplar

El Parque Nacional Sierra de Órganos (PNSO) fue decretado el 27 de noviembre del 2000, después de casi veinte años de gestiones entre el gobierno y el ejido de Villa Insurgentes para formalizarlo como espacio de protección. Lo primero que llama la atención son las formaciones rocosas del sitio. Desde la llegada de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas al sitio, se buscó involucrar a los habitantes y visitantes recurrentes en el cuidado del sitio. Esto ha permitido que para 2018 se cuente con un equipo de vigilantes ambientales y guías comunitarias que conocen el sitio de cabo a rabo y disfrutan del trabajo al aire libre.

Ésta es una de las razones que hacen al PNSO un sitio ejemplar: la restauración y conservación del espacio se ha promovido por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y se ha llevado de la mano de la población local. A diferencia de otros Parques Nacionales, en Sierra de Órganos la tenencia de la tierra es ejidal; esto quiere decir que quienes tienen la última palabra para decidir qué se hace y que no, es el Ejido Villa Insurgentes, por lo que ha sido clave el fomentar y mantener relaciones de cooperación.

Antes de la llegada de la CONANP a la zona, el Parque era terreno libre para el ganado, lo que generaba mucho impacto al suelo y a las emblemáticas rocas. Poco a poco y con paciencia, el ganado ha salido y la flora y fauna se han recuperado. Al ser el único Parque Nacional del estado de Zacatecas y por su cercanía a la ciudad de Durango, los visitantes más frecuentes son locales y turistas que aprovechan la visita a Sombrerete –catalogado como Pueblo Mágico- para recorrer los senderos del Parque. Para ellos, visitar Sierra de Órganos es una actividad cotidiana y familiar, un espacio de descanso, recreación y oportunidad de estar en contacto con la naturaleza.

Planificación del turismo en el Parque Nacional Sierra de Órganos a través de LCA

En este contexto de Parque ejemplar, donde la visitación es recurrente, se tienen guías comunitarias, no existen botes de basura y los visitantes se llevan sus residuos, los senderos están delimitados y vigilados, es que el equipo de Asesores en Ecoturismo Genuino es convocado para elaborar un Estudio de Límites de Cambio Aceptable.

Lo primero que pensamos al conocer el lugar y las condiciones fue: ¡¿para qué nos necesitan?! Encontramos que muchos de los principales problemas que vemos en otras áreas como el manejo de los residuos sólidos, la delimitación de espacios para los turistas y establecer límites de velocidad y uso de vehículos 4×4, estaban resueltos o medianamente bajo control. Con las visitas e interacción con el equipo base de CONANP y vigilantes, nos dimos cuenta que el principal problema era el operativo de Semana Santa, por concentración de gente que implica, y los visitantes locales que quiere explorar fuera de los senderos o escalar, actividades no permitidas y que pueden ser riesgosas.

En ese sentido, el proceso de planificación nos permitió identificar que los siguientes pasos a trabajar son: 1) generar estrategias de sensibilización con esos visitantes recurrentes que se puede lograr mediante un Plan de Interpretación Ambiental, 2) monitorear los indicadores generados a partir de la metodología de Límites de Cambio Aceptable para identificar los principales impactos de la visitación, 3) que los dueños, los ejidatarios, conozcan y reconozcan el valor y beneficio de posicionar a Parque Nacional Sierra de Órganos como un espacio idóneo para el ecoturismo y el turismo rural y 4) comenzar a pensar qué hacer para evitar los encuentros entre fauna (por ejemplo jabalís y serpientes) y personas (esta es una situación común en los parques nacionales de Costa Rica, donde las poblaciones de animales son tan estables que es frecuente que los visitantes las encuentren).

En siguientes entradas seguiremos explorando los retos y oportunidades que los Parques Nacionales enfrentan para el manejo de visitantes.

CONOCE MÁS SOBRE LA CAJA DE HERRAMIENTAS DE LCA

Autora :

Danielle Barriga, Consultora en formación para la Sustentabilidad de Ecoturismo Genuino.

You may also like

One comment

Leave a comment